Translate

6 de enero de 2012

Otra vez me equivoqué. Creí que había encontrado un hombre que se interesaba en mi, que le gustaba pero al final la historia terminó como las últimas de mi vida ... eligió a otra.Obviamente que el problema soy yo algo debo tener o debe faltarme para no lograr comprometerme seriamente con alguien.

¿Estoy triste? No. ¿Enojada? Tampoco. ¿Desilusionada? Quizás. Aunque creo que donde más me pega  es en mi orgullo y no en mi corazón. ¿Será que estoy tan acostumbrada a estar sola que ya no recuerdo lo que es compartir? ¿Qué es lo que hago mal? Mostrarme tal como soy?

Una de mis amigas dice que si queremos estar en pareja debemos tener dos cosas en cuenta: la primera hacernos las tontas y la segunda demostrar actitud de sumisión. Porque a los hombres les gusta sentir que pueden controlar y manejar todo a su antojo.

Pero la verdad no estoy de acuerdo con esto, quiero enamorarme de un hombre al que pueda sentir mi igual, un hombre que me haga pensar durante el día lo que haremos en la noche. Que me haga reír y lo más importante es que se sienta orgulloso de estar con una mujer sexy e inteligente a su lado.
Que no tiene miedo de mostrarle su lado más salvaje.

5 comentarios:

  1. Echarse la culpa a sí mismo? Mal estará el mundo si sigue esa actitud de tu amiga, hacerse la tonta y aparentar que el controla cuando es todo lo contrario lo que pasa.
    Muy acertado lo de la igualdad. No creo que sea culpa tuya.


    un saludo


    john

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Gracias por tus palabras y por tus consejos!!
      Besos!!

      Eliminar
  2. Ya llegara el hombre que te merezca, mientras llega la media naranja podrias comer mandarinas...

    jiji

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga!!! Tenes mucha razón a comer mandarinas!!!
      Besotes!!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Otros pecadores