Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2011

Carta a mi viejo ... donde quiera q estés

Un día mi mundo cambió, de la noche a la mañana la seguridad que sentía, el saberme amada y cuidada o custodiada como vos decías, terminó. Me encontré sola en una sala de espera de una guardia, mirando sin mirar y a lo lejos escuchaba que alguien me hablaba y me decía que ya no estabas con nosotras.
Y yo no entendía nada, mi viejo, el todopoderoso estaba muerto y yo que siempre manejé todo y podía hacer y deshacer a mi antojo tuve que quedarme de brazos cruzados sin poder hacer nada. Nunca tuve tanto miedo como en ese momento, no lograba entender y hoy no logro comprender que no estés acá, conmigo y con Chechi.
Ese día me sentí una inútil no podía comprender como el mundo seguía girando, salí a la calle y los colectivos pasaban, la gente se reía y sin embargo el día estaba oscuro y gris, como si Dios entendiese mi dolor y hubiese puesto un manto de luto al cielo.
Ya no había algarabía en mi vida. Me sentí tan sola, tan abandonada. ¿Por qué tuviste que morirte? ¿Por qué tuviste que dejar…