Translate

21 de septiembre de 2007

Me despidieron ...


Días atrás odiaba mi trabajo. Estaba cansada del mal trato, del hostigamiento, harta de trabajar 15 horas al día y llegar a casa para encontrarme que nadie me esperaba para cenar, que el teléfono había dejado de sonar, porque mis amigos se habían cansado de llamar y no obtener una respuesta de mi parte.
Y así siguieron mis días… trabajando sin parar, matándome por un trabajo al que llegué a odiar pero con tantas ganas de demostrarme a mi misma y a los demás que era buena en lo que hacía que no medí las consecuencias.
Anoche soñé con que me despedían, por supuesto me desperté sobresaltada e inquieta, no pude volver a dormirme. Pero no le di importancia porque muchas veces he soñado con que Brad Pitt tocaba a mi puerta y eso no sucedió. Así que hoy a la mañana me levanté como todos los días para ir a la empresa, desayuné, me vestí, tomé el colectivo y llegué 20 minutos antes de mi horario habitual porque quería hablar con uno de los delegados de la empresa. Creo que no les dije pero soy Jefa de Personal. Pero que sorpresa al llegar a mi oficina y encontrarme con una persona trabajando en mi escritorio, tocando mis cosas y haciendo uso de mi e- mail.
Fui a ver al Director y me dijo que habían escuchado mis planteos sobre la falta de personal en el departamento y que habían decido tomar cartas en el asunto… ¿Cuál fue la solución? Me despidieron, no me dijeron porque ni nada por el estilo. Es más, me alabaron, me dijeron que fui una empleada modelo, con empuje, carisma, que sabía sobrellevar los cambios organizacionales que hubo y así siguió recitando una serie de cualidades que ni siquiera yo sabía que tenía.
Mientras lo escuchaba no sabía si reírme o llorar, porque la verdad la situación rayaba lo absurdo. Se imaginarán que como Jefa de Personal despedí muchísima gente pero puedo jurarles que jamás fui tan hipócrita como lo fueron conmigo. A cada uno le llega la hora y es verdad, después de años por primera vez me encontraba de la vereda de enfrente, era a mi a la que despedían, era a mi a la que no querían en la empresa y yo no podía entenderlo. Y mientras tanto mi jefe (va ex jefe) continuaba alabándome y ahí caí en la cuenta que el temor de él es que yo iniciase acciones judiciales.
La verdad que en ese momento y hoy un día después de esta tortura no tomé una decisión con respecto a eso.
Ayer cuando llegué a casa me di cuenta de todas las cosas que me había perdido por estar en la empresa: el nacimiento del hijo de una de mis amigas, el cumple de mi vieja, el viaje tan esperado para ir a Pinamar en Febrero y así mientras estaba tirada en la cama con las manos sobre mis ojos, fui pasando revista de cada cosa que pensé hacer y al final no hice porque tenía que trabajar.
Yo creo mucho en el karma y en la causalidad y ayer ocurrió algo extraño… navegando por la net encontré una poesía que supuestamente la escribió Jorge Luis Borges (digo supuestamente porque algunas personas no están de acuerdo con esto) pero bueno eso no es lo importante, el tema es lo que dice la poesía, habla sobre las cosas que él haría o cambiaría de su vida pero que ya no puede hacerlo porque tiene 80 años y esta a punto de morir.
No se bien que fue lo que me pasó, pero abrí un documento de Word (este que Uds. están leyendo) y decidí sacarme toda la bronca que tenía encima no con la empresa ni con el que me despidió … sino conmigo misma porque entregué todo, di todo y al final me quedé sin nada.- Y por eso decidí hacer mi propia lista de las cosas que quiero hacer y cambiar para no llegar a los 80 años y sentir que no he vivido…

Mi Lista:

  • Reírme más.

  • Decirle a mi familia y a mis amigos que los quiero.

  • Caminar por un parque sin zapatos.-

  • Dormir desnuda.-

  • Comer helado de vainilla y chocolate con galletitas oreo y una mascara de pepino en mi rostro.

  • Viajar.

  • Beber una copa de champagne en una góndola por el canal de Venecia.

  • Buscar un amante para tener noches y días de placer.

  • Ser más impulsiva.

  • Hacer algo que me de miedo.

  • Enamorarme.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Otros pecadores