Translate

18 de mayo de 2008

Noche de Sexo… Preludio

Con solo pensarlo, la lujuria corre por mis venas… Poco a poco comienzo a excitarme, necesito un hombre… ¿Quien será mi nueva victima? ¿Dónde voy a encontrarlo? …

La ventana de mi habitación permanece abierta y permite que ingresen los sonidos de la calle… gritos, bocinazos, música, era una noche excelente para buscar una victima… la pregunta era ¿Quien? Con solo pensarlo ya me relamía… por supuesto debía ser alto y de buen cuerpo, espalda ancha, buenos brazos y lo más importante… un buen bulto.

Fui hasta el armario, lo abrí y miré su contenido, aunque ya había elegido que ponerme. Tome una camisa blanca bien ajustada, una pollera escocesa, mis stilettos y por supuesto un conjunto de lencería muy sexy de encaje y satén, color blanco.

Fui al baño, abría la ducha y mientras me bañaba, pensaba en todas las cosas que pensaba hacerle a mi nueva victima, quería un buen polvo, cuanto más pensaba, más caliente me ponía, tanto que mientras me pasaba el jabón por el cuerpo sentía como mi piel se iba erizando, mis pezones estaban duros, comencé a masajearlos y a pellizcarlos, adoro esa sensación. Cuanto más los tocaba, más caliente me sentía, poco a poco comencé a gemir, mordí mis labios para no gritar, Estaba excitada, podía sentir el ardor entre mis piernas…tiré el jabón y con mi mano derecha fui bajando por mi vientre hasta llegar al pubis , abrí mis labrios y lentamente fui tocando el clítoris, poco a poco se iba inflamando, poniéndose cada vez más duro… lo apreté con mis uñas, sentí un poco de dolor, pero no me importó, el dolor comenzaba a mezclarse con el deseo, seguí moviendo mis dedos, pero esta vez comencé a introducirlos poco a poco en mi vagina, que ya estaba húmeda, mientras tanto mi otra mano seguía jugando con mis pezones, los pellizcaba, los retorcía, los estiraba y volvía a comenzar una y otra vez…no podía parar…

Tan caliente estaba que tuve que apoyar mi espalada contra la pared del baño porque mis piernas ya no podían sostenerme, sentía como mi cuerpo temblaba, sabía que estaba a punto del orgasmo y sin embargo quería esperar, me gusta atormentarme, porque se que cuando consigo lo que quiero el placer es mucho más fuerte… es como una droga… el sexo se vuelve adictivo para mi..

Miré a mi alredor y vi el desodorante… no era una verga pero en ese momento venia bien. Lo agarre y comencé a chuparlo como pensaba hacer esa noche con la primer verga que encontrara….mm… chupé, lamí y mientras tanto mi otra mano seguía entrando cada vez más rápido, primero fue un dedo, luego dos, luego tres y mi vagina se iba abriendo cada vez más, apretándose y acomodándose a mis formas, a lo que yo le pedía, cuando ya mis dedos no fueron suficientes, deje de chupar el desodorante y lo metí en mi vagina. Mi cuerpo se iba abriendo a ese objeto… siiii…mmm. Que placer, incrementé el ritmo, apoyada contra la pared, mi cuerpo acompañaba el movimiento de mis manos, el desodorante entraba y salía a un ritmo vertiginoso, quería meterlo cada vez más adentro, quería lastimarme y mientras me cogía a mi misma pensaba en ese macho que esa noche iba a conseguí para coger y fue en ese preciso instante cuando estallé…

Dios!! … me sentía como una muñeca, fui resbalando hasta dejarme caer en la bañera, el agua de la ducha pegaba sobre mi cabeza y en mi cara se dibujaba una sonrisa…esto solo era el preludio…

Cuando me recuperé, terminé de bañarme, salí de la ducha y fui caminando hasta mi habitación dejando un rastro de gotas mientras caminaba, me pare frente al espejo, mis labios estaban colorados, mi mirada vidriosa, pese a la ducha mi cuerpo olía a sexo...

Tome la ropa y me vestí.

Volví a mirarme en el espejo para ver el look completo y ahí estaba… una linda estudiante… con dos colitas, el maquillaje era sutil, rímel negro para agrandar mis ojos, rubor y un toque de labial rojo...

La camisa blanca se adhería a mi piel, mis tetas casi sobresalían del corpiño y la pollera me llegaba justo debajo de las nalgas, las medias blancas y el toque final…. Los zapatos de taco alto.

Tome mi bolso, las llaves del auto y salí en busca de mi victima…

Esa noche decidí ir a la zona del puerto, tenía ganas de un hombre rudo, de esos que les gusta decir groserías y que se ponen a mil muy rápido.

Di un par de vueltas con mi auto y cuando estaba parada frente al semáforo esperando que cambiara, mire a mi derecha y vi el cartel de una gomería… mmm

  • Creo que encontré a mi victima – sonreí.

7 comentarios:

  1. Ha sido un placer visitar tu blog... (lastima no haber nacido desodorante)


    11 besos

    ResponderEliminar
  2. Muy buenoo!!

    Hay segunda parte?

    ResponderEliminar
  3. Tienes un blog precioso! :D

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno ... te paso o es solo fantasía?

    ResponderEliminar
  5. Mary de mis pecados y de mis noches húmedas y lujuriosas, tenía rato de no leerte... Me dejaste con ganas de ser ese gato literario de Juan García Ponce que mira desde su rincón la sensualidad y la sexualidad de sus amos... Mira que estamos tan lejos y me has hecho pensar en que mi lengua tiene sed de unos labios carnosos y sedientos como los tuyos... Besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias a cada uno por sus comentarios!!

    Es un placer deleitarlos..

    ResponderEliminar

Otros pecadores