Translate

15 de septiembre de 2011

Tu voluntad ...

La curiosidad mató al gato dice el refrán… y mi curiosidad me llevó hasta vos.

Creí que era fuerte y que podía meterme en esto sin salir dañada ni perjudicada… que tonta fui.

Yo misma creé la situación y ahora no sé cómo escapar de ella. Una parte de mi dice que me aleje, que huya de vos porque todavía no lograste adueñarte de mi alma. Mi mente se debate en un sinfín de ideas y pensamientos. Tengo miedo de mi misma, no sé que soy capaz de hacer o quizás sí y eso es lo que más temor me da.

Sin buscarlo (aunque ya no estoy muy segura), estoy atrapada en una telaraña que yo misma he creado, trato de alejarme de vos y no puedo. Lentamente voy cayendo en ese universo paralelo que creaste para las dos. Me siento aturdida y perdida. No se cómo manejar esto que siento.

Tus palabras inundan mis sentidos, puedo escucharte en mi mente diciéndome exactamente que hacer o que decir. Me siento atrapada, trato de no escuchar tu voz, de no hacerle caso pero es más fuerte que mi propia voluntad.

Día a día, noche a noche, te vas adueñando de mi vida. Poco a poco te estás metiendo en mi mente y en mi cuerpo y sé que muy pronto te apoderarás de mi alma.

Quiero evitarlo a toda costa pero no sé cómo hacerlo. No sé si quiero hacerlo.

Yo misma tejí esta telaraña que hoy me tiene atrapada y cuando te lo digo solo te burlas de mí, te reís con esa risa sobradora, sabiéndote vencedor, sabiendo que lucharé con uñas y dientes por mi libertad pero que es en vano porque con tu paciencia infinita terminarás doblegándome a tu voluntad...

6 comentarios:

  1. Querida Mary, cómo entiendo tus palabras, cuánto comprendo tu relato!

    Es muy difícil salir indemne cuando se entrega la voluntad por más fuertes que nos consideremos...

    Estoy segura que podrás encontrar el equilibrio para ser feliz...

    Abrazo intenso.

    ResponderEliminar
  2. será cuestión de aceptar que perdimos el control...

    ResponderEliminar
  3. Algamarina, como siempre gracias por tus palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Librepensador...aceptar perder el control creo q es una de las situaciones más dificiles de sobrellevar...
    Besos y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  5. y frente a ella, tan llena de contradicciones y recetas para huir de mi, me acerqué mirándola a los ojos, puse mi dedo para hacerla callar entre sus labios y baje lentamente el dedo por el cuello buscando la profundidad de su escote. Ella trataba de seguirlo con su vista, pero al entrar en su escote, elevo su mirada a las alturas dejándose llevar por el momento... sus defensas estaban quebradas, subí por los tirantes de su vestido, y con un ligero movimiento, deslice la tela por sus hombros hasta ver caer el vestido frente a mis ojos. Sus senos estaban indefensos, y una lagrima de sudor corría desbocada hasta caer por su escote, hasta perderse libremente entre sus senos.
    Mi mano no tardo en bajar deslizándose por su piel hasta medir la copa de sus pechos, mientras ella cerraba los ojos para dejar desnudo e indefenso su cuello para que bajara con mis besos. La atraje hacia mi, y tomándola de las caderas, ayudándome con mis dedos que engarzaban su sexo , juntamos el salvaje juego de dos genitales que querían ensamblar a dos furtivos amantes deseosos de lujuria y deseo.
    Lo demás fue unas piernas que se amarraban a mis caderas, haciéndome sentir único entre todos los que estaban en ese estudio, un suspiro, y luego un cuerpo en vilo que caía estrepitosamente entre las sabanas de raso negro, dos manos que desanudaban mi corbata y se apuraba en jalar de los botones despejando el camino para que sus manos se hicieran dueñas de mi, pero aún quedaban unas cartas bajo la manga, y no haciéndola sentir la dueña de la ocasión , baje con mi boca por su cintura saboreando cada espacio de piel desnuda hasta perderme entre sus piernas... la habitación fue ahogada de gemidos... vi como su vientre se batía en oleajes de angustia , mientras sus deseos se convertían en su peor enemigo. Mi boca se convirtió en un tormento para su sexo y sentí como se desvanecía entre mis labios.. el juego había empezado y era tarde para volver atrás. Nada que hubiese planificado para no rendirse a mis embestidas daba resultado, su cuerpo se movía paralelo a su mente, y nada evitaría el orgasmo que se venía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente maravilloso, me dejaste sin palabras y queriendo mas.

      Eliminar

Otros pecadores