Translate

17 de septiembre de 2014

La niña que fui ... (Anónimo)

Me miras, te miro! te extrañas, me extraño! que inmenso puente ha tendido el tiempo! Y yo que lo he dejado inmóvil, estoy más extrañada que tú. En todos estos años han cambiado tantas cosas. Quedé presa de ilusiones y de sueños.
Te diré cual es mi secreto, mantener el encanto y la magia como en cajitas de cristal, puras e inmaculadas. Los días y las noches acompañan el esplendor de mi existencia y no hay nada tan reconfortante como una carcajada y el relato de un cuento. Vivo sorprendida y no dejo de asombrarme ante las pequeñas cosas. Jugar y soñar es mi predilección. Si de imaginación se trata no tengo límite, y mis ojos siguen emocionándose y riéndose con la inocencia y pureza de siempre. 
Ahora que te miro, y descubro tu preocupación, tus desilusiones, tu desconfianza, tus temores y ambiciones debo decirte que no te envidio. Mi voluntad por se mayor no compensa la realidad que vives como adulta. No te preocupes seguiré viva en ti y cada día con todas mis fuerzas te invitaré a mi mundo para que recuperes lo que se te ha olvidado en el camino, sigo aquí esperando a que me busques.
Aunque te reconozco mi mayor deseo que vuelvas a sentir y ver el mundo con los colores, aromas y magia de tu niña.
Mensaje de la niña que fue y que quiero recuperar.