Translate

15 de marzo de 2011

Si antes de hablar pensáramos y reflexionáramos seriamente lo que vamos a decir antes de hacerlo, seguramente nos guardaríamos muchas de nuestras opiniones.

¿Cuántas veces dije algo sin pensar que quizás alguno de los que me estaba escuchando podía sentirse afectado con mis opiniones?

¿Cuántas veces me sentí mal por escuchar frases que hubiese preferido no escuchar?
Me propongo ser más reflexiva, no más pensante.

No quiero lastimar ni herir a nadie con mis palabras o mi forma de pensar. Y si lo hice pido disculpas.

14 de marzo de 2011

Historias de Hoteles - El extraño

Siempre me gustó viajar y conocer lugares y creí (tonta de mi) que gracias a mi trabajo los conocería, pero lo que aprendí es a conocer diferentes hoteles, nada más. Las excursiones que pensaba hacer nunca las hice por falta de tiempo o cansancio.
Al final todo lo que planifico para ver mientras viajo termina quedando en el último lugar y cuando ya estoy en el avión miro atrás y recuerdo el listado de lugares que pensaba visitar pero que nunca visito. La próxima vez será...

Mientras estoy trabajando no me siento sola porque mi mente esta ocupada, pero volver al hotel me trae nostalgia y tristeza, voy a pasar otro día más sentada frente a mi netbook o cenando sola en algún lugar desconocido. Con la compania de un libro o mirando la tele mientras espero que el Dios Morfeo me bese y pueda conciliar el sueño.-

Y quizás por todo esto anoche cuando entré al restaurante del hotel con netbook en mano y celular en otra, perdida en mis pensamientos, no escuché que me llamabas y me preguntabas si quería cenar con vos. Tuviste que dejar tu mesa y acercarte hacia la mía para que te prestara atención.
 
Perdida en mis pensamientos no registré nada, hasta que sentí tu mano en mi hombro. Te miré, sonreíste y volviste a preguntarme si podíamos compartir la mesa. No lo dudé ni un instante, esa noche no quería estar sola, necesitaba hablar con alguien de temas triviales, quería sentir el calor de otro ser humano, conversamos, compartimos una botella de vino y poco a poco nos fuimos relajando, parecía que nos conocíamos de toda la vida y solo habían pasado un par de horas.

No sé en que momento decidí que iba a pasar la noche con vos pero lo supe. No importaba tu nombre, ni siquiera el anillo que llevabas puesto. Y me di cuenta que a vos te pasaba lo mismo, no sentías que engañabas a tu mujer, te sentías solo en una ciudad y ajeno a todo.

Cuando me invitaste a tu habitación para terminar la botella de vino me pareció lo más natural. Ninguno de los dos se había planeado seducir al otro pero había sucedido.-

Mientras caminábamos por el pasillo seguíamos hablando, nos reímos de algo que dijiste pero ya no recuerdo que. Tomaste mi mano y fue tan natural, me robaste un beso cuando la luz del pasillo se apagó. Y yo te deje hacer.

Mi pulso comenzaba a dispararse y solo pensaba en sentir tu boca en todo mi cuerpo. Te apuré para que entráramos a la habitación, no hubo preliminares, la ropa iba cayendo rápidamente y la verdad no recuerdo quien desnudó a quien.

Solo recuerdo el momento en que comenzaste a besarme y me apoyaste contra la pared para poder penetrarme, recuerdo mis piernas abrazadas a tu cintura, mis uñas arañando tu espalda, tratando de gozar al máximo tus embestidas, concentrándome tan solo en sentir.

Nada importaba salvo vos y yo. Lo único que teníamos era esa noche y fue una de las más increíbles que tuve. Me dejé llevar sin pensar si estaba bien o mal, sin pensar en la mañana siguiente. Lo único que me importaba era disfrutar al máximo de la experiencia, mi primer desconocido en un viaje de negocios.

Durante la noche mientras dormías, me levanté, recogí mi ropa y me fui con una sonrisa. Esta mañana mientras desayunaba y leía el diario, esperaba poder verte, como si te hubiese llamado  con mi pensamiento, te vi entrar en el restaurante, me buscaste con tu mirada, esperé pacientemente hasta que me vieras, nuestras miradas se encontraron, inclinaste tu cabeza haciendome una pequeña reverencia, sonreíste y vi como se dibujaba en tu boca la palabra gracias.







4 de marzo de 2011

Escribiendo otra vez ...

Tantas cosas pasaron desde mi último posteo que no se por donde comenzar. Lo primero que debería decir es que sentí un cambio en mi vida, sin buscarlo ni quererlo poco a poco voy encontrando el camino de lo que quiero hacer y con quien quiero hacerlo.-
No puedo escribir sobre sexo porque hace tiempo que no tengo y la verdad no tengo ganas de inventar una historia porque no es mi estilo.-
Si hoy tuviese que definirme diría que soy una mujer muy observadora, que ve, escucha y relata no solo sus historias de vida sino también la de las personas que conoce.-
En estos meses que me mantuve alejada sentí que había perdido el rumbo y el deseo de escribir y hoy me doy cuenta que es una de las cosas que más me gusta.-
Adoro escribir y saber que ustedes leen mis palabras, soy feliz cuando alguien me envía su comentario y me cuenta que sintió al leerme.
Las alabanzas son alucinantes pero en estos meses aprendí que mucho más importantes son las críticas. Porque a través de ellas puedo crecer no solo como escritora sino también como persona.
La Mary es mi alter ego y hoy soy capaz de asumirlo.
Cuando comencé este blog mi intención era exorcizar viejas historias, cerrar heridas y al mismo tiempo crear nuevas historias.
En estos meses perdí a una de las personas más importantes de mi vida ... mi viejo. No voy hablar de lo que sentí ni del dolor que tuve porque no podría transmitirlo y siento que cualquier frase que escriba no completaría todo lo que sentí y siento. Sin embargo hoy, 4 meses después puedo recordarlo con felicidad, con sonrisas, puedo ver su rostro y sentirlo a mi lado.
El sabía de la existencia del blog y siempre me alentó a escribir, a expresar mis sentimientos y mis pensamientos. Quizás por eso hoy me dedico a la negociación porque a través de mis palabras logro mediar entre aquellos que no logran escucharse.-
No puedo decirles que me siento completa y feliz pero si que estoy en camino a serlo.
Yo soy miedosa por naturaleza, terriblemente racional antes de hacer algo lo pienso mil veces y trato de analizar todos los escenarios posibles... las cosas que me he perdido por miedo!!
Comprendí que la felicidad hay que encontrarla en uno mismo, haciendo lo que a uno le gusta y no tratando de buscar la aceptación del otro.
La aceptación que debemos buscar es la nuestra, aceptarnos como somos, querernos como somos y solo ahí encontraremos la dicha.
Por eso para este año una de mis metas es dejar de ser tan racional para ser más emocional. Quiero que La Mary le de un poco de su bravura y valentía a la real.

Saludos de una Santa Pecadora.

P.D.: Bienvenidos a mi mundo / Welcome to my world