Translate

13 de enero de 2009

Para tu placer..


En la habitación reina el silencio.
No puedes moverte, estás ahí, acostado entre sábanas de seda, me alejo y te contemplo...tu pene erecto...apuntando directamente hacia mi.
Quiero que esto dure, no quiero apresurarme, pero no puedo hacer nada, ya no puedo pensar, el deseo me nubla la razón, solo quiero darte el máximo placer, escuchar tus gemidos, ver como te muerdes los labios, como tu respiración se entrecorta, estar en el preciso momento en que acabes...
Vuelvo a mirarte, te sonrío, beso tus labios, mis manos lentamente recorren tu cuerpo, mis labios te acarician suavemente, respiras más rápido y recién estamos comenzado...
Durante varios minutos juego con vos, te beso, te chupo, te toco, me suplicas que acabe pero no quiero hacerlo, me siento poderosa, quiero seguir con esta tortura, pero cometo un error... mi mirada se desliza hacia tu pene y me olvido de todo, solo quiero complacerlo una y otra vez.
Quiero tomarlo suavemente pero no puedo, directamente lo meto en mi boca, lo chupo varias veces, mi cabeza da vueltas, lo acaricio con mis manos, paso mi lengua, vuelvo a meterlo en mi boca, escucho tus gemidos, lo siento crecer dentro de mi boca y sigo jugando con él y cuando las primeras gotas se mezclan con mi saliva, me siento eufórica y dichosa para terminar mi tarea...

5 comentarios:

  1. Buen relato. Me gusto

    ResponderEliminar
  2. Andy (La Coctelera)14 enero, 2009

    Amiga ...me parecio o estás hablando de alguien real??
    Te quiero!!

    ResponderEliminar
  3. wow!
    quién fuera su amante doña...

    ResponderEliminar
  4. exquisito!!! me necanta, sabes hacer y decir las cosas, me gusta!

    ResponderEliminar
  5. facinante! sabes hacer y decir las cosas, me gusta.

    ResponderEliminar

Otros pecadores