Translate

26 de junio de 2008

Confieso que he criticado

No entiendo a las personas (me incluyo), somos capaces de hablar mal de cualquier persona y no medimos consecuencias, a la hora de expresar nuestros motivos.

Por supuesto la persona que es blanco de nuestras críticas nunca está para defenderse. Y aunque muchas veces pensamos (erróneamente) que le estamos haciendo un favor, la pura verdad es que somos demasiados cobardes para decírselo a la cara.

Seguramente alguno que esta leyendo esto, lo primero que pensó es que no lo hace y lamento comunicarles que es MENTIRA. Todos lo hacemos.

En algún momento de nuestra vida somos lo bastantes malditos para destruir a alguien sin motivo aparente.

Pero siempre hay un motivo, envidia, celos o bronca porque esa persona consiguió algo que nosotros no pudimos obtener.

Criticamos a diestra y siniestra, criticamos a nuestros padres, amigos, novios, maridos, amantes, compañeros de trabajo, empleados, jefes, vecinos, empleados públicos, gobiernos, ideas políticas, ropa, casamientos, divorcios, profesiones, razas, religiones y podría pasarme horas escribiendo todas las cosas que somos capaces de criticar por el bien del otro… por supuesto.

Lo más gracioso o lo mas terrible (depende de cómo lo mires) es que cuando lo hacemos no medimos consecuencias, total la persona no está y como en estas criticas participan como mínimo 2 personas, sabemos que el otro no va a abrir la boca porque no le conviene.

Y ahí nace la hipocresía.

Porque horas más tarde o días después seguramente nos encontraremos con el blanco de nuestras criticas y lo saludaremos con la mejor onda y le preguntaremos como esta, que es de su vida, como se siente, para luego poder seguir destruyéndolo.

Estamos tan convencidos que nuestra palabra es ley, que hasta cuando criticamos, creemos que le estamos haciendo un bien al otro.

La verdad a mi me importa una mierda decirle a alguien en la cara lo que siento o lo que me pasa, porque no creo que sea tan hipócrita. Y sin embargo no puedo dejar de pensar en las veces que critiqué a alguien pensando en que estaba haciendo un aporte a la comunidad!!

Mentiras y mentiras… criticamos porque nos gusta hacerlo, el ser humano, es ruin, nos gusta la discordia aunque pregonemos que queremos la paz mundial.

¿Como pueden cambiar las cosas en el mundo si somos capaces de destruir con nuestras palabras a las personas que queremos??

Después de 30 años de vida (uno mas o menos), acabo de darme cuenta que estoy totalmente equivocada, a la gente hay que mentirle, es decir, hay que ser HIPOCRITAS.

Destruirlos por atrás pero cuando estamos cerca de ellos sonreírles y decirles cuanto lo admiramos. Y saben por que? Porque nos gusta que nos mientan, todos los días vivimos rodeados de estas situaciones, en nuestros laburos, con las familias, con los amigos. Seguramente alguno que este leyendo esto primero pondrá cara de horror y luego dirá que él o ella no es capaz de hacer algo semejante y queridos ese es el Peor de los Hipócritas!!

Conozco a alguien que está convencida de que ella es la persona más buena del mundo. Jamás le diría nada malo a nadie (en su cara por supuesto), porque cuando tiene la menor oportunidad para atacarte lo hace sin mirar y sin pensar. Porque su palabra es ley.

Eso si, no te atrevas a decirle algo a ella porque se pone como loca!! Te ataca y te pone esa típica voz de sobradora que a mi me dan ganas de cagarla a trompadas!!

No sé si pudieron darse cuenta de algo… acabo de demostrar mi teoría… mi amiga no está y yo lo critiqué y lo que es peor, es que estoy segura, que en este mismo instante, alrededor del mundo, cientos de millones están criticando a alguien que no esta a su lado con una persona que mañana será la próxima victima.

Porque de las criticas y las hipocresías… Nadie se salva.

24 de junio de 2008

Los amantes…

La habitación estaba a oscuras y en silencio.

Yo no podía verte y sin embargo podía sentirte a mi lado.

Quise tocarte pero no pude…

Mis manos estaban atadas al dosel de la cama.

Cuando traté de decirte lo que sentía, acercaste tu mano a mi boca y me silenciaste,

Lentamente te acercaste a mi oído y susurraste:

"Confía, déjate llevar"

Durante unos minutos nada ocurrió, me sentía ansiosa y excitada…

Te conozco lo suficiente para saber que no me lastimarás

Y que todo lo que hagas me dará placer.

Mientras imaginaba que pensabas,

Comencé a sentir y ya no pude pensar…

Solo podía hacer lo que me habías dicho al principio

"Dejarme llevar"

  • ¿Quieres volar? - dijiste

Al principio no comprendí tus palabras,

Quise preguntarte y tomaste mi boca…

Fue un beso suave… solo el roce de tus labios

Abrí mi boca para que pudieras penetrar en ella y no lo hiciste.

Tus labios fueron descendiendo lentamente por mi cuerpo

Tu lengua se deslizaba por mi cuello… no habías hecho casi nada

Y sin embargo sentía la humedad entre mis piernas.

Cuando tu boca tomo uno de mis pezones me sentí morir

Quería tomar tu cabeza entre mis manos para que no me soltaras

Pero no podía, porque me habías atado…

Me miraste a los ojos y te sonreíste…

Me conoces, sabes lo que pienso y lo que quiero

Después de unos minutos pasaste al otro pezón, lo mordías, lo chupabas

Cada vez estaba más excitada, más mojada…

Seguiste bajando, tu lengua se detuvo en mi ombligo y jugaste con él.

Desde mi ombligo tu boca se fue deslizando hacia abajo

Y finalmente me hiciste el amor con tu boca

Sentía como me ibas abriendo

Como me penetrabas con ella

Yo ya no podía pensar, solo sentir…

El orgasmo fue tan fuerte que me sentí morir

Mientras mi cuerpo estaba laxo, no podía moverme

Mi mente estaba adormecida como drogada

En ese instante entre mis piernas

Sentí como tu sexo se deslizaba en mi interior…duro, caliente

Mi cuerpo se fue adaptando a tu contacto

Comenzaste a moverte en un baile excitante y sin fin,

Solo se oían nuestros gemidos, las pieles estaban calientes.

Tus manos recorrían mi cuerpo

Como si se tratase de un instrumento musical,

Mi cuerpo respondía a todo lo que pedías,

No necesitabas decirlo con palabras,

El solo roce de tus labios o el mínimo movimiento de tus manos,

Excitaban mi piel exigiéndote y rogándote que finalizaras con esta dulce y mortífera agonía.

Momentos después cuando me penetraste por última vez,

Gritaste mi nombre,

Mi cuerpo se elevo,

Mis ojos se abrieron y quedaron fijos,

No veía ni oía, solo sentía tu cuerpo duro y húmedo sobre el mío.

22 de junio de 2008

 

En una noche de frio entraste en mi vida. Con solo mirarte me di cuenta, que mi alma

te pertenecería por siempre.-

Por eso, por momentos me siento inundada de vos.

Pero cuando me doy cuenta, que no te tengo. Siento un profundo vacio.

Quisiera no ser tan cobarde para remediar esto. Llamarte por teléfono o escribirte una carta.

Pero no puedo hacerlo. Tengo miedo.

Así que seguiremos así… Vos por tu lado, con tus amigos, con tu gente, sin saber que te quiero,

sin saber que existo…

Y por otro lado estaré yo, sabiendo que te quiero, sabiendo que existís …

Pero con miedo a decírtelo, por temor a tu rechazo.