Translate

18 de enero de 2008

A veces no puedo creer lo estúpida que soy



A veces no puedo creer lo estúpida que soy… los años pasan y todavía sigo creyendo que él se dará cuenta que me ama y vamos a estar juntos…
Llevo años torturándome y permitiéndole que me lastime, pero la única culpable de esta situación soy yo.
El hace su vida y yo trato de hacer la mía, sin embargo, cuando me llama o lo veo, todo deja de existir.
Es una relación enfermiza, se que me hace mal, pero no puedo dejar de verlo.
Cada vez que nos encontramos, las manos me transpiran, el corazón me late tan rápido que siento que va a estallar. Y lo peor de todo es que él lo sabe. Disfruta con este juego. Porque para él, soy un juguete, con el que juega cuando tiene ganas y lo peor de todo es que yo lo permito.
Hablar con él, verlo… me destruye, trato de no demostrarselo y de convencerme a mi misma que no me pasa nada , pero no es verdad. Lo amo.
Hace 5 años me enamoré perdidamente y nunca deje de quererlo, por más que quise.
Y hoy fue el colmo de los colmos, sonó mi celular y era él… estuve tentada a no contestar y dejar que saltara el contestador, pero me dije que podía hacerlo, hablamos unos minutos y mientras escuchaba su voz (no tengo idea de lo que decía), en un segundo recordé todo lo que siento por él. Y mientras trataba de asimilar lo que me estaba pasando, tiró la bomba!!
El llamado era para despedirse porque en 10 días se va a vivir al exterior y quería despedirse de mí. (Q dulce no?)
También quería avisarme que abrió una casilla de correo para poder hablar tranquilo conmigo… Léase: NO QUIERO Q MI MUJER SE ENTERE.
Y yo anoté la dire y antes de sentarme a expiar mis culpas, la agregué en el MSN, como la idiota que soy.
No puedo seguir así.
Mientras escribo estas líneas, sigo llorando, creo que nunca llore tanto como hoy.
Lo amo tanto y lo odio tanto… Es verdad que el odio es la otra cara del amor. Y es por eso que debo dejar de pensar en él, pero como mierda hago? Como se deja de sentir? Como se mata el amor? Como logro olvidarme de él? Como hago para sacarlo de mi vida?
Porque se que así no puedo seguir viviendo y sin embargo pensar en no verlo mas, en no oír su voz o ver sus ojos…. es como morir.

10 de enero de 2008

Unas palabras al lector…

Cuanto tiempo sin escribir… es extraño, pero este blog se convirtió en algo tan importante, que lo cuido como a un bebé. En él pude ir cerrando historias de mi vida, todavía me es difícil darles la dirección a mis conocidos. Sin embargo el saber que alguien navegando por internet se tomó el trabajo de entrar y leer lo que escribo, me llena de satisfacción. Con este blog no busco fama ni nada por el estilo. Como les dije anteriormente a mi me sirvió de catarsis. Puedo ser yo misma. Hablar de lo que me pasa y de lo que le pasa a las personas que están a mí alrededor. No creo que sea egocéntrico, creo que es una buena forma de ayudar a alguien si le sirven mis experiencias o hacerlos emocionar con alguno de los relatos.

Por eso quería darle las gracias, gracias por leer mis historias, gracias por los mensajes y las sugerencias y por las historias que me cuentan para darme ideas y así poder plasmarlas en este lugar…

Prometo volver a escribir una historia por semana!! Esa es mi meta para este año…. y bajar los 3 kilos que me faltan… pero esa es otra historia!!

Almas gemelas… una historia de Amor (con ideas de Maruncha)

Hace 11 años atrás, compré un libro que nos marcó tanto a mí como a M y a P, narraba la historia de un hombre y una mujer que tuvieron que pasar duras pruebas para poder estar juntos. El amor que sentían era tan fuerte que ni la muerte había logrado separarlos, porque ellos eran almas gemelas.

Se pertenecían. El sentido de unión los hacía reencontrarse una y otra vez para vivir su amor.

La historia nos había fascinado tanto que nos pasamos meses buscando información sobre la reencarnación y las almas gemelas y fue así como descubrimos esta leyenda…

Cuenta la leyenda que cuando Dios creó al hombre, sintió la necesidad de darle algo más que inteligencia y por eso le otorgó el don de los sentimientos… pero como la vida es complicada y lo fue desde siempre, Dios tomó la precaución de dividir el alma en muchas partes para que a lo largo de nuestras vidas, fuésemos encontrando cada partecita hasta llegar a completarla. El alma se va formando desde el mismo momento de la concepción. Nuestros padres nos regalan una partecita de la suya, también los hermanos, los abuelos, los tíos, los amigos… cada una de las personas que pasan a lo largo de nuestras vidas, nos ayudan a reencontrarnos con el total de nuestra alma.

Sin embargo para que este milagro se complete nos falta el ingrediente principal… debemos encontrar a esa persona que nos acompañará a lo largo de nuestras vidas, la persona por la cual seremos capaces de dar todo sin esperar nada a cambio, la persona que nos completará , nuestro espejo…. ¿Pero cómo se reconoce? Fácil, solo debemos mirar a los ojos del otro, pero mirar bien y cuando te veas reflejado en esos ojos, es porque habrás hallado a tu otra mitad.

Las almas gemelas no siempre tienen los mismos intereses, es más, lo más probable es que sean completamente diferentes y ahí esta la respuesta…

El alma gemela es el complemento. Es un amor que trasciende la edad, la materia, la raza, el credo, las distancias. Al encontrarse, sienten una infinita necesidad de abrazarse, de besarse, de sentirse cerca y expandir las energías de sus corazones. Ambas desean crecer espiritual e intelectualmente, se incentivan mutuamente por ese crecimiento personal, no existe entre ellas el egoísmo ni la individualidad y tienen el deseo, aunque inconsciente, de llevar a cabo su misión juntos.

Se aceptan, se respetan, hacen planes para el futuro, se quieren como son.

Si pelean, parecerán marchitarse y buscarán rápidamente aclarar sus malos entendidos, con humildad y generosidad el uno por el otro. Y su amor crecerá cada día más y más. Se darán cuenta de que aunque sus almas estuvieron separadas, han estado buscándose a lo largo de los años y solo al encontrarse, comprenderán el por qué de la espera, comprenderán que las experiencias, buenas o malas, los estaba preparando para encontrar su destino final. Para volver a unirse.

Pero lo más importante es que a todos nos llega, pueden pasar años o meses, puede ocurrir en Argentina o en una playa de Brasil donde a lo lejos se escuchaba "La Isla del Sol" y como dice la canción, los caminos de P y E se cruzaron.

Cuando P regresó de Brasil volvió distinta y unos días más tarde, estudiando para un parcial nos miró y nos dijo: chicas…lo encontré...es él. Y no se equivocó. Durante estos años pasaron muchas cosas, hubo alegrías, tristezas, algún que otro enojo, una separación, pero el amor fue más fuerte y perduró, porque ellos fueron creciendo juntos, aprendieron a respetarse; a amarse; a aceptarse como son, con defectos y virtudes, porque ese es el verdadero amor, el regalo más grande que nos ofrece la vida. Por eso les vuelvo a decir, que encontrar a la persona no es difícil, solo hay que saber mirar.

Y si todavía alguno de ustedes sigue sin creer en que existe esa otra mitad o todavía no la encontró…les propongo algo… observen a P y a E mirarse, observen el amor que se profesan, sus miradas cómplices, como están al pendiente el uno del otro, como se acompañan, como se cuidan y como son capaces de entregarse… entonces ahí, entenderán de lo que hablo.